Columna de contenidos

Potsdamer Platz y Leipziger Platz

Mit dem Aufruf des Inhaltes erklären Sie sich einverstanden, dass Ihre Daten an Google übermittelt werden. Weitere Informationen finden Sie in unserer Datenschutzerklärung.

En 1930, la Potsdamer Platz, rodeada de hoteles, restaurantes y tiendas, fue considerada la plaza más transitada de todo Europa. Después de la ocupación de Berlín por las potencias victoriosas de la Segunda Guerra Mundial, los sectores británico, americano y soviético se encontraron en la plaza destruida.

El 13 de agosto de 1961, cuando se cerró el sector soviético, fueron colocadas barricadas entre Potsdamer Platz y Leipziger Platz. El muro, paulatinamente, convirtió el área en un enorme terreno baldío en el corazón de la ciudad: una “tierra de nadie” entre los muros exteriores e interiores en la parte de Berlín Este y un terreno despoblado en la parte de Berlín Oeste. Los únicos vestigios de los antiguos edificios de la plaza, en Berlín del Oeste, eran el restaurante de vinos Huth y algunas salas, la cocina y el sótano del hotel Esplanade. Aún así, los turistas que visitaban Berlín en los años 70 y 80 acudían a esta zona atraídos por su legendaria fama, sus tiendas de souvenirs y una plataforma desde la que se podía ver lo que había al otro lado del muro. Las estaciones de S-Bahn y U-Bahn estaban cerradas. La línea de U-Bahn quedó interrumpida en la frontera, mientras que el S-Bahn, que iba desde la parte sur hasta la parte norte de Berlín del Oeste, pasando por el centro de la ciudad (Berlín Oriental), seguía circulando. La única parada que hacía era en la estación de Friedrichstrasse. El desarrollo que se puede ver hoy en día en Potsdamer Platz y Leipziger Platz comenzó después de la reunificación alemana de 1990.