Pasos fronterizos de la “periferia”

Ya en mayo de 1952, el Consejo de Ministros de la RDA decidió cerrar la frontera interalemana y construir una franja fronteriza de cinco kilómetros de ancho. Más de diez mil personas que vivían en esa área tuvieron que abandonarla forzosamente.

Los dirigentes de la RDA también decidieron cerrar la frontera entre el sector de ocupación soviética y Berlín Occidental. La mayor parte de las conexiones de transporte hacia la periferia fueron cerradas. De esta manera, exclaves de Berlín Occidental como por ejemplo el de Steinstücken ya no pudieron ser alcanzados fácilmente.

Otra de las medidas que acompañó el cierre de la frontera fue el corte de todas las líneas telefónicas entre Berlín Oriental y Occidental, así como entre la RDA y Berlín Occidental. Los ciudadanos de Berlín Occidental que querían viajar a la RDA debían solicitar un permiso. A la separación política le siguió la separación física del país.

Después del cierre total de la frontera hacia Berlín Occidental, el 13 de agosto de 1961, la dirección de la RDA restringió los viajes entre la República Federal de Alemania y Berlín Occidental a “rutas de tránsito” específicas para la circulación viaria, ferroviaria y fluvial. Para el tráfico aéreo se fijaron “corredores aéreos”.

De esta manera, también se instalaron pasos fronterizos en la “periferia” del Muro de Berlín para controlar el tráfico desde y hacia Berlín Occidental. A los berlineses del Oeste que tuviesen un permiso especial les estaba permitido entrar en la RDA por estos pasos fronterizos.