Apertura y caída del muro

Brandenburger Tor nach Aufhebung der Reisbeschränkung für Bürger der DDR; 10.11.1989
La Puerta de Brandeburgo tras la eliminación de restricciones de viaje para ciudadanos de la RDA, 10 de noviembre de 1989 Bild: Landesarchiv Berlin 0312009/Edmund Kasperski

En la noche del 9 de noviembre de 1989, poco antes de las 19.00 horas Günter Schabowski, Secretario del Comité Central, anunciaba de forma inesperada al final de una conferencia de prensa que entraba en vigor una nueva reglamentación de salida del país para los ciudadanos de la RDA.

En respuesta a las persistentes demandas de la población, la dirección del partido SED había publicado el 6 de noviembre, un proyecto de ley sobre entradas y salidas del territorio del que, primeramente, sólo debían entrar en vigor las disposiciones referentes a las salidas sin derecho a regresar. De esta forma, se quería frenar sobre todo el continuado éxodo masivo hacia la República Checa. Bajo la presión de los acontecimientos, sobre todo las manifestaciones en Leipzig y Berlín, que dieron a entender claramente que la población no se daba por satisfecha con estas nuevas regulaciones, el texto fue revisado durante la mañana del 9 de noviembre y se añadió una reglamentación de visitas. En el futuro, se extendería sin condiciones especiales y sin tiempo de espera una visa para viajes privados con derecho a regresar.

Durante la conferencia de prensa Schabowski anunció antes de tiempo la entrada en vigor de la nueva regulación. Debido a fallos en la comunicación explicó a los periodistas sorprendidos que se podían solicitar viajes privados al extranjero “sin necesidad de presentar condiciones especiales, motivos de viaje específicos o lazos familiares”. Dijo que los permisos serían concedidos a corto plazo y afirmó que, según le constaba, esta regulación entraba en vigor “de inmediato, sin demora”.

Después de que las noticias del primer canal público de la televisión alemana, ARD, hubiesen difundido, a las 20:00 horas, la declaración de Schabowski como la noticia más importante del día bajo el título „LA RDA abre sus fronteras“, cada vez más berlineses del Este empezaron a amontonarse frente a los pasos fronterizos hacia Berlín Occidental para hacer uso inmediato de su nuevo derecho. Para los guardias fronterizos, que no estaban informados, la situación era, inicialmente, muy poco clara.

Para aliviar la creciente presión de las masas, los guardias del paso fronterizo de Bornholmer Straße dejaron pasar a los primeros ciudadanos de la RDA hacia Berlín Occidental a partir de las 21:20. Sin embargo, el responsable del servicio de control de pasaportes ordenó sellar y con ello invalidar los pasaportes, privándoles así de su nacionalidad, sin ellos saberlo. No obstante, alrededor de las 23:30 la conglomeración de gente [Película 13,31 MB] fue tan grande que el responsable del servicio de control, aún sin haber recibido todavía órdenes oficiales, abrió finalmente la barrera. Alrededor de 20.000 personas pudieron pasar en las siguientes horas el puente Bösebrücke sin pasar por control alguno. El resto de los pasos fronterizos de la ciudad fueron abiertos en el transcurso de la noche. A raíz de la revolución pacífica en la RDA y los cambios políticos de los estados de Europa del Este, había caído aquella noche el Muro de Berlín.

También durante los días siguientes,, se prescindió de cualquier formalidad [Película 1,36 MB] en los pasos fronterizos. La ciudad entera vivía momentos de gran alegría, en la famosa avenida Kurfürstendamm reinó durante varios días un ambiente de fiesta popular y muchos restaurantes repartieron bebidas gratuitamente entre los visitantes. Después de 28 años, el Muro de Berlín había perdido su poder terrorífico.

Durante los días siguientes, se abrieron cada vez más pasos entre las dos mitades de la ciudad, el 22 de diciembre también el de la Puerta de Brandeburgo. La demolición del muro que pasaba por el centro de la ciudad se llevó a cabo entre junio y noviembre de 1990. Cazadores de souvenirs de todo el mundo, los denominados pájaros carpinteros del muro, se habían asegurado entretanto pedazos del símbolo de la Guerra Fría y su superación. Hoy en día, los interesados pueden seguir el antiguo recorrido del muro a lo largo de más de 20 kilómetros en el centro de la ciudad que están señalizados con una doble línea de adoquines insertada en el suelo. El sitio conmemorativo del Muro de Berlín, Bernauer Straße 111 es el mejor lugar para visualizar el antiguo ancho de la franja fronteriza y la construcción de las instalaciones fronterizas.

En el área del antiguo paso fronterizo de la Bornholmer Strasse se instaló la “Plaza 9 de Noviembre de 1989”, donde se puede visitar una exposición al aire libre sobre los acontecimientos históricos. Desde hace muchos años, cada 9 de noviembre hacia las 20.30, en el antiguo paso fronterizo, se celebra un oficio ecuménico organizado por diversas parroquias del distrito de Pankow.

Enlaces: