Bornholmer Straße

Muro interior en la Bornholmer Straße
Muro interior en la Bornholmer Straße
Imagen: Landesdenkmalamt Berlin, Wolfgang Bittner

Muro interior en la Bornholmer Straße – testigo del 9 de noviembre de 1989

“Nosotros vivimos en la Bornholmer Straße, en el Este…
Yo ya estaba en la cama, cuando mi mujer bajó a pasear al perro.
Vuelve y dice: ¡oye, que se van todos al Oeste!
Yo me vestí corriendo y fui para allá.”
Der Spiegel 46/1989, Pág. 28

Ampliación de la imagen: Muro interior en la Bornholmer Straße
Muro interior en la Bornholmer Straße
Imagen: Senatsverwaltung für Stadtentwicklung

La noche del 9 de noviembre de 1989 ocurrió lo inimaginable: el miembro del Politburó Günter Schabowski declaró, en una ahora legendaria conferencia de prensa, que los ciudadanos de Alemania del Este podían cruzar la frontera al Oeste por cualquiera de los pasos fronterizos. Miles de berlineses del Este se dirigieron rápidamente a los distintos pasos fronterizos de la ciudad. En la Bornholmer Straße, la barrera se abrió alrededor de las 22:30 y las masas de gente pasaron por el puente Bösebrücke para llegar a Berlín Occidental. El paso fronterizo de Bornholmer Straße fue el primero en ser abierto y le siguieron, a lo largo de la noche, el resto de pasos fronterizos. Placas conmemorativas situadas en el puente Bösebrücke y Bornholmer Straße recuerdan los memorables eventos de aquella noche.

Entre 1961 y 1989, un total de doce pasos fronterizos conducían hasta Berlín Occidental. Heiligensee, Staaken, Dreilinden y Waltersdorfer Chaussee se encontraban en la frontera entre Berlín Occidental y la RDA; alemanes del Oeste y visitantes internacionales eran controlados aquí. Entre Berlín Oriental y Occidental, existían ocho pasos fronterizos; en Chausseestraße, Invalidenstraße, Sonnenallee y en Oberbaumbrücke se regulaba el tráfico fronterizo de los berlineses del Oeste. El paso fronterizo Checkpoint Charlie estaba reservado para miembros de las fuerzas aliadas occidentales, diplomáticos y visitantes del extranjero, mientras que el paso de la estación ferroviaria de Friedrichstraße era para alemanes del Oeste y visitantes extranjeros que viajaban con el U-Bahn o con el S-Bahn.

El paso fronterizo Bornholmer Straße situado entre los barrios de Pankow (Este) y Wedding (Oeste) servía, al igual que el de Heinrich Heine Straße, de punto de control para los alemanes del Oeste. Como el resto de pasos fronterizos, se caracterizaba por sus medidas de seguridad. El paso fronterizo lindaba con el muro interior. Del muro interior se ha conservado el segmento que transcurre desde el norte de la Bornholmer Straße, sobre el talud de la rampa este del puente, hasta llegar casi a la Björnstraße. Este separaba el paso fronterizo de la colindante área de jardines comunales, situada al norte. Esta obra conservada, hecha de placas de hormigón y pilares de hormigón armado, fue clasificada como monumento histórico en el año 2001.